• Home
  • Noticias
  • El Navegador Indígena promueve el desarrollo humano desde los territorios indígenas en Bolivia

El Navegador Indígena promueve el desarrollo humano desde los territorios indígenas en Bolivia

Las herramientas del Navegador Indígena han sido útiles para monitorear el nivel de implementación de los derechos de los pueblos indígenas en Bolivia, especialmente en dos territorios indígenas (Lomerío y Tapacarí Cóndor), que representan a 15,000 indígenas.

Las herramientas del Navegador indígena documentaron brechas en el respeto de los derechos de los pueblos indígenas, incluida la falta de consultas con los pueblos indígenas con miras a llegar a acuerdos y su consentimiento, un estado crítico del lenguaje Monkoxi y el acceso a la justicia no garantizado por el Estado.

Estas conclusiones están basadas en los datos recogidos durante seis meses en 10 comunidades indígenas. Encuestas realizadas por las propias comunidades indígenas han sido clave para monitorear el nivel de implementación de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio No. 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

"El hecho de que la información sea recolectada por las propias comunidades, ya es una buena práctica para replicar en otros proyectos, con el objetivo de reforzar su propia capacidad para identificar los problemas que los afectan, así como para sostenerlos frente a las autoridades públicas ", explica la Coordinadora Nacional del Proyecto Angela Agreda Farell.

El gran desafío en Bolivia es construir una agenda indígena para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), considerando que Bolivia actualmente no tiene ningún proceso de adaptación de metas o indicadores de los ODS en el contexto nacional.

Por lo tanto, las herramientas y el enfoque del Navegador Indígena están concebidos para guiar los procesos de construcción de los planes anuales municipales e intermunicipales priorizados por las organizaciones indígenas. La organización aliada local, CEJIS, también enfocará la atención en la priorización de espacios y regiones locales donde se desarrollan procesos de autonomía indígena, una instancia que en este momento representa uno de los procesos más interesantes de construcción colectiva de una agenda de desarrollo común.

Por otro lado, uno de los problemas a los que el navegador está respondiendo de forma integral en Bolivia es el fenómeno del cambio climático. Las herramientas abordan problemas específicos, ayudan a diseñar y proponen medidas específicas para adaptarse a sus efectos.

Reflexionando sobre los resultados

"Para nosotros, los logros más importantes hasta ahora son los acuerdos entre los gobiernos municipales, las organizaciones indígenas y las comunidades, que se han adoptado en asamblea general", explica Leonardo Tamburini, abogado de CEJIS.

Entre otros resultados, CEJIS destaca que las principales brechas identificadas mediante el uso de las herramientas del Navegador indígena ahora se han priorizado. Estos son la protección y conservación de las cuencas y reservas de ríos y arroyos como una política de desarrollo territorial, y la revitalización del idioma Bésiro con la participación directa del Instituto Plurinacional para el Estudio de las Lenguas y Culturas (IPELC) como un órgano descentralizado del Ministerio de Educación.

El idioma indígena Bésiro en riesgo

El territorio de Lomerío se conformó como un refugio indígena de los chiquitanos que huyeron de las misiones jesuíticas (especialmente de Concepción) en el siglo XVIII, y más recientemente de los que regresaron de la Guerra del Chaco y lograron escapar de los cuarteles caucheras o escaparon de las haciendas donde permanecieron en cautiverio. En las nuevas comunidades formadas, un factor clave de cohesión social y fuerza cultural ha sido el lenguaje, mantenido durante más de tres siglos ileso frente a la embestida del modernismo castellano promovido por el estado y los diversos procesos de desarrollo económico involucrados.

Los Monkoxi han expresado en las encuestas del Navegador Indígena que sus hijos ingresan a la escuela primaria hablando su idioma, pero desafortunadamente se gradúan con un grado significativo de pérdida del dominio de la misma. La educación se imparte en español, bajo criterios occidentales y con contenidos que están lejos de su historia y patrones culturales. El problema yace en el núcleo del sistema nacional de educación plurinacional, que actualmente no está plenamente implementado.

Por el momento, la educación no es bilingüe, y las respuestas de la encuesta muestran que, en la mayoría de las comunidades, las clases no se enseñan en la lengua materna. Por esta razón, en la Asamblea Extraordinaria celebrada en la comunidad de Puquio el pasado marzo, se encomendó un proyecto al Navegador Indígena con el objetivo central de revitalizar el idioma Bésiro, promoviendo la capacitación de sus propios profesores para que puedan dictar sus clases en su propio idioma. Además, se propuso un acuerdo interinstitucional con el Instituto de Lengua y Cultura del Ministerio de Educación, CEJIS, CICOL y el Gobierno Municipal de San Antonio de Lomerío.

El derecho a la consulta y protección del agua

Las fuentes de agua del pueblo Monkoxi en su territorio, como arroyos, lagunas, "puquio" (manantiales) y ríos, de los cuales dependen, están en peligro por las actividades mineras. Lomerío cuenta con 10 llamadas Autorizaciones Especiales Transitorias (ATE) para la minería, que ocupan 4,250 ha, 2 contratos mineros previos a la entrada en vigencia de la Ley Minera No. 535, que ocupan 6,300 ha, 5 contratos mineros procesados ​​ante la Minería Jurisdiccional Autoridad (AJAM), que abarca 5.625 hectáreas. Si bien hay 3 áreas mineras inmovilizadas por la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), por un área de 925 hectáreas, lo que hace un total de 17.100 hectáreas.

El resultado de la encuesta basada en las herramientas del Navegador indígena ha demostrado que las comunidades consideran que no se respeta su derecho a la consulta. Esto se refiere al deber del Estado de consultar a los pueblos indígenas con el fin de obtener el consentimiento libre, previo e informado, siempre que se considere la adopción de medidas legislativas o administrativas que puedan afectarlos, incluso en relación con planes, programas o proyectos que tener un impacto en las tierras y territorios de los pueblos indígenas y especialmente sus recursos naturales como el agua.

Una de las decisiones sobre este delicado tema fue asumida por CICOL, junto con todas sus comunidades en la reciente Asamblea Extraordinaria celebrada en marzo, donde declararon una "ruptura minera total", prohibiéndose todas las actividades mineras ilegales en el Territorio de Lomerío. Esta decisión se tomó sobre la base de defender y proteger las fuentes de agua, que, aunque no son tratadas, representan la única garantía para la seguridad alimentaria indígena. En este contexto, también se ha definido un proyecto, con el apoyo del Navegador Indígena, que permite realizar obras de infraestructura para garantizar el acceso al agua a las comunidades más necesitadas.

Con el apoyo de la Unión Europea (UE)

Contacto

© El Navegador Indígena 2018

Escríbenos aquí

Sobre

El Navegador Indígena proporciona un conjunto de herramientas para que los pueblos indígenas monitoreen sistemáticamente el nivel de reconocimiento e implementación de sus derechos.

 

 

 

 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Recopilamos estadísticas usando cookies en nuestra página web. Al hacer clic en esta página, usted acepta que usemos cookies. Lee más acerca de nuestra Política de Cookies y Privacidad aquí. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.